sábado, 28 de julio de 2012

Disminuyendo por Acois

Un perfecto boludo en cueros cruzó la calle: era un muerto viviente, un zombie de vaca.
La mujer sin cueros, cadera, panza ni traste lo aplastó pesadamente; dicen que transportaba 40 kilos de Pigmento.
Sin pensar nada un momento la mujer se dio a la fugazza y pronta dobló en Bidé.
Al boludo lo confundieron perfectamente con vaca y terminó en una tango-rotisería cualquiera. ¡Cualquiera!

No hay comentarios: